Jóvenes Construyendo el Futuro: Primera evaluación de la información del programa

El programa Jóvenes Construyendo el Futuro es una de las apuestas más grandes de esta administración tanto por el tamaño de la población que pretende atender —espera llegar a 2.3 millones de personas— como porque nunca se había implementado una intervención exclusiva para los jóvenes que no estudian y no trabajan.

También lo es por la la cantidad de recursos que tiene destinados: para 2019 se le asignaron 40 mil millones de pesos, equivalentes a 1.6 veces el presupuesto del Conacyt.

Precisamente por ello, el diseño, la operación y los resultados, así como la transparencia y rendición de cuentas de todo el programa, son asignaturas en las que no es posible fallar.

En Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad hemos realizado un seguimiento de la información que la Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STPS) —la responsable del programa— ha publicado en su portal para hacer una primera evaluación.

Vale la pena adelantar que el padrón de becarios no es público y sólo se ofrece el número de jóvenes “vinculados” al Programa por género, edad y escolaridad.

Sobre los Centros de Trabajo (CT), el padrón sólo muestra nombres genéricos de empresas, como “Abarrotes María”; categorías inverificables, como “Diputado Federal”; o nombres propios imposibles de rastrear, como “Guadalupe”.

A pesar de estas dificultades, realizamos un ejercicio de análisis de la evolución de la información presentada a nivel nacional, así como una auditoría en campo del 82% del padrón de la Ciudad de México (CDMX).

Estos son nuestros primeros hallazgos:

jcf-presentacion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *